Terminó la siembra de trigo

0

Se confirman las 4,6 millones de ha que han sido sembradas en este año.

Ha finalizado la siembra de trigo en la República Argentina y no se efectúan ajustes significativos en la superficie implantada respecto de lo estimado en el informe anterior, aunque se realizarán estudios para reconfirmar el nivel de siembra. En general, el cultivo de trigo tuvo una buena implantación aunque se desarrolló de manera trabada por los excesos de lluvias que condicionó a las principales provincias productoras: Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos. Se arrastran todavía los problemas de la implantación con área pérdidas y/o con menor cobertura. El cultivo está atrasado respecto a otros años. De todas formas esos eventos de agua, que impidieron sumar más hectareaje, dejaron un importante nivel de reservas de agua en profundidad. A nivel nacional logró concretarse la siembra de 4,6 millones de hectáreas. El cultivo de trigo consolida un aumento interanual del área del 18%.

Tras la difícil implantación, tiempo más seco y frío ofrecieron mejores condiciones de crecimiento. También retrocedieron las problemáticas asociadas a los excesos hídricos. El cultivo de trigo se desarrolla con muy buenas tasas de macollaje, y predomina la condición buena a muy buena en el territorio nacional. Para esto ha sido muy importante el cese de las lluvias. Fue prácticamente hasta el mes de julio que las lluvias se mantuvieron con valores muy por encima de los valores esperados. Agosto marca la vuelta a un clima más ajustado a su historia. La acotada carga pluvial, tuvo pequeñas excepciones en una estrecha zona entre Rosario y Buenos Aires.

El regreso de las lluvias en setiembre ha sido oportuno. Las lluvias se recostaron sobre el margen este del país con valores por encima de los 30 mm. La franja central que abarca Santa Fe y el centro de Buenos Aires, recibió de 10 a 30 mm, aunque la zona bonaerense fue más favorecida.

Lluvias por encima de los 20 a 30 mm han conservado las reservas hídricas superficiales de las importantes zonas trigueras del este de Buenos Aires, Las importantes zonas de Pergamino, Junín, Veinticinco de Mayo, Tandil y una buena parte de Tres Arroyos mantienen a sus lotes trigueros en muy buenas condiciones. Transitan etapas de macollaje sin problemas sanitarios. En el centro de la provincia, las precipitaciones fueron menores y sigue la faltante de agua, que se extiende sobre las zonas del oeste como Pehuajó o Salliqueló.

Hacia el área central del país, como en la provincia de Santa Fe, se observa un desarrollo bueno a muy bueno en los cuadros sembrados. Se notan con muy bien número de macollos, creciendo con muy buena condición, sanos, sin plagas y con buenas perspectivas. Los lotes empiezan a levantar sus nudos y la llegada de estas recientes lluvias, colaboran en mantener buenas condiciones de desarrollo. Las reservas de agua en los horizontes superficiales siguen siendo justas, no en así profundidad del perfil que se mantienen en abundancia. Pero la faltante se marca hacia el oeste y se requieren de lluvias en las próximas semanas para mantener los potencial de los cuadros.

En el sur cordobés la falta de agua se extiende en los primeros centímetros del suelo desde los departamentos de Roque Sáenz Peña, General Roca, Juárez Celman y Río Cuarto, llegando hasta Unión y Marcos Juárez. Esto se suma a los efectos de los intensas heladas que están acentuando el deterioramiento del aspecto de los cultivos. Esto no sería un grave inconveniente para la productivoad de esta amplia zona si lluvias de 10 a 20 milimetros concurren en las próximas semanas. Las plantas se observan un poco reducidas en su porte, pero con buenos números de macollos.

El estado de los cultivos en el norte también está generando preocupación en las provincias de Chaco, Santiago del Estero, Tucumán y Salta. La falta de lluvias y los efectos de las últimas heladas en estas zonas han provocado daños a evaluar en los lotes con estadios más avanzados.

Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos se perfilan con un potencial muy bueno en términos de rinde. Los importantes acumulados hídricos en la profundidad de los suelos, sumado al importante paquete tecnológico aplicado este año mantienen altas expectativas de producción a nivel nacional. Pero no deja ser necesario el auxilio de lluvias moderadas que recompongan los niveles superficiales de humedad.

Los guarismos de superficie del trigo 2015/2016 seguirán revisándose mensualmente, hasta llegar a la configuración final. Los datos para la provincia de Entre Ríos son tomados del SIBER, de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos. (Fuente: GEA)

Te gusta? Compartilo!