Santa Fe preocupada por la política triguera

0

El ministro de la producción alertó que “es momento de tomar decisiones urgentes con respecto a la política triguera oficial”.

El ministro de la Producción, Carlos Fascendini manifestó a través de una nota al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Carlos Casamiquela –que también envió de copias al Jefe del Gabinete de Ministros Nacionales Jorge Capitanich y al ministro de Economía, Axel Kicillof- la preocupación del Gobierno de la Provincia de Santa Fe por el grave deterioro de la producción triguera.

En el escrito, Fascendini manifiesta: “Nos dirigimos a Usted teniendo en cuenta su importante responsabilidad ministerial y su capacidad de diálogo, demostrada en todo este tiempo. Es momento de tomar decisiones urgentes con respecto a la política triguera oficial. Estamos muy preocupados por el grave deterioro de la producción triguera ocasionada por una equivocada política de intervención oficial, acompañado por decisiones de sectores privados (exportadores y la industria molinera más grande) que coadyugan a socavar el normal funcionamiento del mercado triguero y de la cadena de valor”.

Al mismo tiempo, el ministro santafesino señala: “Claramente los más perjudicados de la “captura” irregular de rentabilidad dentro de la cadena triguera son los productores chicos y medianos, acopios y pequeñas cooperativas del interior, a las distintas poblaciones rurales y urbanas donde se produce este cultivo, los trabajadores, y a los mismos consumidores. Los más beneficiados son las exportadoras multinacionales y los molinos (especialmente los más grandes). Mientras tanto el Estado Nacional sigue recaudando retenciones e impuestos a todos por igual”.

“Al margen de cualquier posición económica que se sustente, el mercado como hecho objetivo o como espacio de intercambio de bienes necesita de condiciones básicas: precio, recinto, oferta, demanda, compra y venta, entre otras”, agrega.

Fascendini indica en la nota, que uno de los problemas del sector triguero en esta coyuntura es que se han paralizado los mecanismos esenciales de un mercado: “No hay precio, no hay demanda, no hay comercialización, no hay recintos, no hay intercambio de bienes o productos, y el resultado es la traslación de ingresos -con la anuencia del Gobierno Nacional- de los sectores más débiles de la cadena triguera a los sectores más concentrados, por una suma de 470 a 500 millones de dólares (diferencias entre el FOB, FAS teórico y el precio pizarra)”, detalla.

“Somos de la opinión –continua el texto- de que siempre existe un determinado modelo de intervención (más o menos profundo, con más o menos objetivos) en todos los países del mundo y que es muy raro encontrar una competencia perfecta y una plena libertad de mercado. Pero en este caso lo que vemos es una clara intervención de las políticas oficiales para beneficiar a los sectores más concentrados de la cadena triguera nacional. Es por eso que es hora de tomar decisiones en forma urgente”.

En relación a las medidas, el Ministro de la Producción de Santa Fe destaca: “Hay que tomar medidas urgentes para que el mercado triguero funcione, eliminar los ROE, terminar con los cupos, alentar la exportación de trigo con valor agregado en origen, mejorar la calidad y diversidad del trigo de acuerdo a las posibilidades que ofrecen los diferentes mercados mundiales, financiar a los productores para aumentar la superficie triguera, establecer una política tributaria y fiscal (diferenciada) de apoyo al pequeño y mediano productor triguero y bajar las retenciones, entre otras”.

“Es necesario generar confianza en los productores, que se abra el registro de exportaciones de trigo de la próxima campaña, sin ningún tipo de cupos, cuotas o restricciones, para lograr la normalización del funcionamiento del mercado y brindar señales que incentiven a los productores para afrontar la siembra del cereal. Sin perjuicio de ello, el Estado siempre conservará la posibilidad de cerrar los registros si advierte que pueda peligrar el abastecimiento del consumo interno”, agrega.

La nota concluye: “El trigo es muy importante para el sistema productivo nacional: es fundamental para la rotación de cultivos y la sustentabilidad de la producción, es clave para la diversidad productiva y la rentabilidad del pequeño productor y es muy importante para el agregado de valor y el empleo”.

Finalmente, el funcionario santafesino aporta algunos datos: “Tenemos 29.936 productores de trigo: de ese total 27.745 productores producen hasta 800 toneladas y son responsables del 44% de la cosecha nacional; Los restantes 2.191 productores producen más de 800 tn y generan el 56 % de la producción nacional. Las Provincia de Bs As, Santa Fe y Córdoba producen el 88 % del trigo a nivel nacional”.

“No dejemos que desaparezca los productores de trigo y se concentre la producción nacional”, culmina.

Te gusta? Compartilo!