Preocupa una posible reducción del arancel externo común para el trigo argentino

0

La reciente liberación de aranceles para importar un cupo de 750.000 toneladas de trigo desde países ajenos al Mercosur dispuesta por el gobierno de Brasil podría haber sido el primer paso hacia la intención de fondo del presidente Jair Bolsonaro, de reducir el Arancel Externo Común (AEC) que comparten los integrantes del bloque regional en diversos rubros, entre ellos el agrícola y, más específicamente, el trigo, que hoy está en el 10 por ciento.

Este será un tema central en la Cumbre del Mercosur que se hará este jueves en Brasil, en la que participará el presidente saliente de la Argentina, Mauricio Macri, que estaría de acuerdo con Bolsonaro en ir hacia una reducción de los aranceles del bloque, según lo explicitó la semana pasada el canciller argentino, Jorge Faurie: «Hemos formado un grupo de trabajo a principios de año […] Coincidimos los cuatro países en que el arancel externo común que tenemos es un arancel alto, que les quita competitividad a las cuatro economías y que tenemos que trabajar sobre ello», dijo.

En un contexto de inminente cambio de Gobierno en la Argentina y de insistentes rumores respecto de un incremento en los derechos de exportación, la posibilidad de que una reducción del AEC impacte en una baja de los precios del trigo ya encendió las alarmas en el nivel local, por un negocio que implica ingresos de divisas por unos 1000 millones de dólares, a los valores actuales del mercado. Además, el tema despertó interés entre los molinos brasileños y entre eventuales proveedores de trigo.

«Brasil tiene la vocación de revisar toda la estructura arancelaria del Mercosur y si bien el foco está puesto en los insumos industriales, también manifestaron interés en revisar y eventualmente bajar los aranceles agrícolas. Frente a esa posibilidad advertimos que nos oponemos a una reducción del AEC al trigo. Sin duda hay que mantenerlo como fue acordado oportunamente», dijo a LA NACION Gustavo Idígoras, presidente del Centro de Exportadores de Cereales y de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina.

El ejecutivo aclaró que, no obstante, este jueves solo se tratarán los lineamientos de eventuales ajustes en los aranceles, algo sobre lo que recién se tomarán decisiones ejecutivas en unos seis meses. «Una reducción del AEC tendrá como impacto inmediato la caída del valor FOB del trigo en los puertos argentinos», señaló Idígoras.

Agregó que seguramente a los países de la Unión Europea «no les causará gracia ver que después de negociar durante tanto tiempo un acuerdo de libre comercio con el Mercosur, una reducción del AEC le abrirá la puerta de Brasil a un competidor en el mercado de trigo, como lo es Estados Unidos».

Desde San Pablo, Roberto Sandoli, consultor en trigo de la filial brasileña de la estadounidense INTL FCStone, reconoció que el actual gobierno brasileño está implementando un programa liberal, «donde se busca una apertura del mercado local, que siempre se ha considerado muy cerrado. Independientemente del trigo, el equipo económico de Bolsonaro tiene varios proyectos para hacer realidad esa apertura deseada».

Te gusta? Compartilo!