Martín Fraguío: El mundo tiene que hacer un plan de largo plazo para el secuestro de carbono

0

(Conexión Rural) La consultora Carbon Group-Agroclimatic Solutions que dirige Martín Fraguío, presentó un informe que demuestra la importancia que tiene el sistema agroalimentario y el uso de los suelos en producción como solución al cambio climático global, y el primer protocolo para las mediciones y secuestro de carbono en el mundo.

En este marco, recomienda a las instituciones del agro que alineen sus estrategias, de manera de “aprovechar esta oportunidad y prepararse para una economía global baja en carbono”.

En diálogo con el programa “Y del Trabajo del Hombre” (Radio Ciudad Venado Tuerto), Fraguío describió que “para entender todo esto hay que volver a 2015, que fue el año en que se aprobó el Acuerdo de París, dentro del ámbito de la reunión anual de Naciones Unidas para el cambio climático. En ese momento el mundo reconoció que había un problema muy serio en relación al clima y que ya no queda mucho tiempo para evitar que ingresemos en una crisis climática con consecuencias desconocidas”.

En el Acuerdo de París se estableció que el planeta no puede superar el calentamiento de 2 grados con respecto a lo que era el mundo preindustrial, pre-emisión de combustibles fósiles.

La situación del planeta es tan crítica que “el mundo tiene que hacer un plan de largo plazo para el secuestro de carbono, sacar el carbono ya emitido a la atmósfera, porque el uso de combustibles fósiles no va a bajar a cero en forma inmediata”, explicó Fraguío y añadió que “la única manera de tomar ese CO2 (dióxido de carbono) de la atmósfera es usando los suelos y las plantas”.

 

Argentina y el carbono

Argentina es uno de los países más aptos para secuestrar carbono del suelo por la relación entre población y superficie de tierra ocupada y explotada: “Somos un país enorme con una población relativamente chica. Tenemos la misma superficie apta para agricultura que China, pero acá somos 44 millones de personas y en China son más de 1.200 millones. Nosotros explotamos o generamos producción extensiva, pero con cierta intensidad, en la mitad de esas tierras y la otra mitad está con ganadería muy extensiva”, detalló el técnico.

La consultora dirigida por Fraguío diseñó el primer protocolo en el mundo que combina la capacidad de secuestrar carbono del suelo y al mismo tiempo bajar las emisiones de la agricultura.

“Este primer protocolo es el corazón de un programa que estamos terminando con la FAO su diseño. El programa se lanzaría en 2021 en un grupo de países pequeños. Lo que no sabemos es si Argentina estará dentro de ese primer grupo, aunque creemos que dos o tres países de Sudamérica estarán incluidos y el nuestro podría ser un muy buen caso piloto”, alegó el especialista.

Para Fraguío la discusión del cambio climático tiene que apuntar primero a una fuerte baja de las emisiones de los combustibles fósiles y en segundo lugar a ayudar a la producción agrícola para lograr que mejore su capacidad productiva, secuestrar carbono en los suelos, que la tierra tenga más materia orgánica y mejorar los rendimientos de los cultivos.

El investigador destacó que en la actualidad “se nota una gran preocupación en el sector privado, empresas y quienes invierten en esas empresas, porque este tipo de crisis globales, como la que vivimos ahora con la COVID-19, serán iguales o peores con el cambio climático y requieren un cambio muy grande en la forma en que se desarrolla toda la actividad económica y eso está obligando a muchas empresas a rever la forma en que invierten y se organizan”.

Te gusta? Compartilo!