“Manos a la tierra” comenzó a producir y comercializar harina agroecológica

0

(Conexión Rural) Sebastián Borroni es integrante de la organización “Manos a la tierra” de Arteaga, una entidad que investigó los efectos del uso de agroquímicos en la salud de la población, pero al mismo tiempo es productor agropecuario junto a su padre en un campo lindero a la localidad.

Conocedor de los efectos nocivos de la utilización de fitosanitarios, Borroni comenzó a trabajar en el lote familiar de 20 hectáreas con un sistema agroecológico. Para lograrlo se contactó con el gobierno provincial donde existe un programa de apoyo a productores periurbanos, y “la primera experiencia fue con un trigo sin fertilizantes ni insecticidas químicos, que vino bien a pesar de la sequía del invierno de 2018, con rindes iguales o superiores a la media, con costos bajísimos”.

El trabajo de siembra se hizo con el laboreo convencional, con disco y rastra, en un lote que venía de 30 años de soja y varios de siembra directa.

Para graficar el ahorro que implica este tipo de labor, el dirigente planteó que “en un trigo normalmente tenes un costo de producción de entre 20 y 22 quintales y nosotros lo logramos con 5 quintales de costo”.

Desde la provincia se brinda un “asesoramiento técnico gratuito, semillas para ciertos cultivos, fertilizantes biológicos y cuando vendimos el trigo a un molino de Amstrong nos cubrieron el costo de traslado. Con todo esto logramos una importante reducción del costo de producción. Además tenes un 20 por ciento de sobreprecio por la cantidad de agroecológico del cultivo”.

Dentro del mismo programa provincial está incluida la parte de la comercialización de la harina producida en el molino de Armstrong. Por pedido de la organización “Manos a la tierra” parte de esa producción fue adquirida para comercializar la harina agroecológica en Arteaga. “La harina la fraccionamos y la estamos vendiendo en Arteaga y algunos pueblos vecinos. Esto viene a cumplir con un rol político de la agroecología. Acá el productor hizo su negocio, el molino el suyo, desde Manos a la tierra fraccionamos, vendimos y ganamos unos pesos, y llegamos al público con un producto saludable al mismo precio que los productos comerciales, y toda esa masa de dinero circuló por nuestra zona. Ese es el círculo virtuoso que tiene la agroecología”.

En Venado Tuerto las harinas de “Manos a la tierra” pueden conseguirse en Rivadavia y 3 de Febrero en sus variedades 000, 0000 e integral.

Te gusta? Compartilo!