Grandes cerealeras esperan mejoras en sus márgenes por la sequía argentina

0

El impacto de la sequía local ayudó tanto a Bunge como a ADM a mejorar sus balances y pronósticos. Aguardan un crecimiento significativo de sus utilidades para este año.
soja
Tanto Bunge como ADM, dos de los gigantes cerealeros globales que operan en el país, reportaron pronósticos favorables producto a mejores márgenes en el negocio de la molienda de soja. En ambos casos, el factor de la seca local fue clave para el negocio internacional, dado que la Argentina se posiciona como el principal exportador de derivados de la oleaginosa, como el aceite de soja.

“Vimos un cambio drástico en el entorno global del mercado de la soja, ya que los márgenes se expandieron significativamente con respecto a los niveles de 2017″, afirmó Soren Schroder, Presidente Ejecutivo de Bunge, por la reducción de la cosecha argentina que ayudó a elevar los precios.

A pesar de que la compañía reportó una pérdida en el primer trimestre en comparación con una ganancia registrada en el mismo periodo del año anterior, sostuvo que espera un crecimiento “significativo” de sus utilidades para este año gracias a mayores márgenes por la molienda de soja. En tanto, los resultados de la otra estadounidense Archer Daniels Midland (ADM) también mostraron un alza en los primeros meses del año. La ganancias aumentaron un 16% hasta u$s 393 millones, mientras que los ingresos totales crecieron de u$s 14.990 millones a u$s 15.530 millones (un 3,6% más que en el mismo trimestre de 2017). Desde la propia compañía admitieron que una cosecha más pequeña y un ritmo más lento de las ventas de soja de Argentina aumentaron los márgenes de molienda.

Según el Ministerio de Agroindustria el recorte de la cosecha fue tal que apenas se alcanzó una producción de 37,6 millones de toneladas de soja, un 31,7% menos que la del año pasado, y la menor desde las 30,9 millones del ciclo 2008/09.

ADM advirtió que la volatilidad global de los precios empujó a los compradores a cambiar hacia contratos a más largo plazo, lo que limitó su compra y redundó en beneficio de la compañía. En paralelo, se mantiene una demanda mundial de semillas oleaginosas que crece a una tasa del 4% anual, con un menor interés en sustitutos. “Alrededor de 8 millones de toneladas o el 20% de la cosecha de soja de este año tienen precio en Argentina hasta el momento, en comparación con el 60% en Brasil, con un aumento de las tasas de interés y la inflación que llevó a agricultores a mantener sus existencias y limitar ventas”, sostuvo la compañía.

Meses atrás ambas compañías estuvieron envueltas en una propuesta de fusión, propiciada por ADM, que generaría un nuevo gigante mundial. En la Argentina, por caso, entre las dos exportaron granos por 8,5 millones de toneladas en 2017.

 

Por El Cronista

Te gusta? Compartilo!