Difícil momento para la lechería santafesina por la pandemia del Covid 19

0

Los cambios de hábitos que llegaron con el aislamiento social, preventivo y obligatorio se sienten en el sector lácteo. A nivel nacional en este contexto de la pandemia del Covid 19 determinados productos, como la leche fluida, mantienen una buena demanda, pero la situación es muy diferente para los elaborados, como quesos blandos, que durante estos días mostraron una reducción importante de la demanda como consecuencia del cierre de comercios y restaurantes. Por otro lado, ya venía impactando en el sector la caída de los precios internacionales, que entre los meses de febrero y marzo de 2020 acumulan una baja del 13 por ciento y sumado al tipo de cambio cercano a $56/dólar, coloca al negocio de exportación en una posición deficitaria. Esta situación de menor incentivo para la exportación de lácteos, y la disminución del consumo interno de productos elaborados, puede generar resultados negativos para la producción primaria e industrial.

A partir del diagnóstico del sector lácteo y del análisis del contexto nacional e internacional el Ministerio de la Producción de Santa Fe convocó al sector de la producción primaria e industrial a trabajar para dar continuidad a las Mesas de Lechería. En este marco, el gobierno provincial planteó mantener reuniones y vínculos que consoliden una agenda permanente de trabajo que permita la implementación de políticas públicas acorde a las necesidades de cada sector.

Mediante videoconferencia se realizaron reuniones virtuales tanto con representantes de la industria como de la producción. En uno de los encuentros participaron las instituciones e industrias lácteas del sector: Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla), Centro de la Industria Lechera (CIL), Apymil, Saputo, La Sibila, Corlassa, Tregar, Pampa Cheese, San Ignacio, Milkaut, Williner, Tremblay, Ramolac, Sancor, Verónica. En ese marco se expuso que ante un inminente incremento en la producción de leche (4 por ciento) en el segundo trimestre del año, se registrarían excedentes importantes y por eso para sostener a las empresas que exportan se propuso analizar las retenciones para el sector.

Abel Zenklusen, director provincial de Lechería, explicó que están trabajando con la Nación en la modificación de los derechos de exportación para el sector lácteo, que hoy se ubica en un 9 por ciento, una situación que «también beneficiaría al productor».

Por otra parte, se acordó que la Secretaría de Agroalimentos y de Logística coordine junto a Desarrollo Social de la provincia de Santa Fe políticas para sostener las compras regulares de leche con fines sociales y sus pagos pertinentes, ya que las industrias expusieron el atraso de pagos que tienen las grandes cadenas de supermercados sobre el sector industrial (demoras entre 75 a 90 días).

En tanto, en la videoconferencia realizada con instituciones de la producción participaron referentes de Meprosalfe, Casrfe, Coninagro, FAA, cluster lechero de Ceres, Inta y Funpel se expuso que la Secretaría de Agroalimentos y la de Comercio Exterior trabajan para brindar apoyo a las pequeñas y medianas industrias (pymes) para impulsar el proceso de exportación.

Además, se expresó que está trabajando en la formación de un precio referente de la leche para transparentar la cadena láctea. También se avanza en la elaboración de líneas de créditos del Nuevo Banco de Santa Fe para la compra de equipos de frío y de ordeñe, para anexar a los ya disponibles a través del CFI.

Respecto a la financiación, Zenklusen explicó que la idea es avanzar en la posibilidad de que un asesor de la provincia pueda evaluar qué necesita cada unidad productiva para lograr mayor competitividad y que las inversiones se realicen más eficientemente. «Estamos trabajando constantemente para mantener contacto con la producción primaria e industrial, los excedentes de producción de entre 4 y 6 por ciento en 40 días son una realidad, son 1.500 millones de litros de más. Es una preocupación que tenemos y desde la secretaria de Comercio Exterior se está trabajando con la Secretaría de Agroalimentos para armar algún grupo exportador para asesorar a la industria chica y mediana para que pese al momento complicado trabajar en la exportación. y ver si podemos lograr nuevos destinos de exportación», detalló el director del área de lechería de la provincia sobre la agenda que se está manejando en la cartera productiva para «intentar suavizar el impacto» del escenario actual con caída de consumo y de precios internacionales y del que se viene con incremento de la producción por factores estacionales.

Si bien Zenklusen consideró que «en un país y una emergencia que cambia constantemente es complicado» hablar de perspectivas futuras advirtió que «el sector agroalimentario dentro de todo lo que pasa es un sector con cierto privilegio».

En ese sentido, explicó: «Pese a la cuarentena es una actividad que siguió trabajando, produciendo y no bajó nunca los brazos. Estamos dentro de los exceptuados y eso no es menor. Los alimentos y agroalimentos son de necesidad, veremos cómo se acomoda la economía mundial, hay menos demanda pero no es malo estar en este sector, aunque es más complicado para los que son menos eficientes y por eso es un desafío producir y bajar costos». (fuente Agroclave/diario La Capital)

Te gusta? Compartilo!