Cultivos de cobertura: si sobra agua, hay que gastarla

0

Los excesos hídricos afectan una gran superficie dedicada a la agricultura continua. Debemos realizar un diagnóstico de cada situación en particular y luego evaluar las distintas alternativas.

La presencia de agua en superficie en algunos sectores seguramente limitará el uso de estos suelos durante el invierno, pero en sectores menos afectados es factibles y recomendable la inclusión de algunos cultivos.

A continuación, una serie de recomendaciones concretas para la siembra de cultivos de cobertura o cereales de invierno y los principales aspectos a tener en cuenta en esta situación particular.

CULTIVOS DE COBERTURA
Fecha de siembra

Si bien esta época es algo tardía para lo que generalmente se recomienda como fecha de siembra óptima podría ser una alternativa para lotes que van destinados a soja de primera y/o maíces tardíos.

Especies

Gramíneas de invierno como centenos, cebadas, avena, triticales en lotes que van a soja y leguminosas como vicia villosa en lotes que van a maíz tardío. Las cebadas por su mayor tolerancia a condiciones de salinidad podrían ser más adecuadas en situaciones de suelos con valores de pH o conductividad eléctrica más elevados.

Ciclo del cultivar

En el caso de gramíneas, cultivares de ciclo corto de manera que lleguen rápido a encañazón que es donde más consumo de agua presentan.

Densidades

Gramíneas entre 180-280 semillas viables/m2. Para el caso de lotes destinados a maíces tardíos la utilización de vicia villosa sola (30-35 semillas viables/ m2) o en mezcla con gramíneas (reducir la densidad de ambas especies a la mitad) presenta mayor consumo de agua que las gramíneas y además permite la transferencia del nitrógeno fijado al cultivo siguiente.

Fertilización

Lotes con con menos de 15 ppm de P Bray-Kurtz se recomienda el uso de arrancadores (50 kg/ha de fertilizante) tanto en gramíneas como en vicia. En aquellos lotes de baja disponibilidad de nitrógeno se recomienda la aplicación de urea u otra fuente nitrogenada de manera de favorecer su macollaje y cobertura de los suelos.

Es fundamental mantener los suelos cubiertos en el invierno, disminuyendo los posibles efectos de salinización de suelos en aquellos lotes afectados con napas salinas.

Momento de fin de ciclo

Será en función de la disponibilidad de agua de los perfiles y pronósticos de lluvias. La interrupción del ciclo de los CC se puede realizar a través de la aplicación de herbicidas o mediante la técnica del rolado. También es importante destacar el efecto positivo de los cultivos de cobertura sobre propiedades físicas y químicas de los suelos, sobre todo en lotes que previamente tuvieron alta participación de soja.

CULTIVOS INVERNALES PARA COSECHA
Profundidad de napa

Por encima de los 70 cm se consideran riesgosas ya que futuros anegamientos podrían conducir a la pérdida del cultivo.

Fecha de siembra

Lo antes posible teniendo en cuenta el cultivar seleccionado.

Elección de cultivo a realizar

Trigo o cebada, considerar que por su mayor tolerancia a condiciones de salinidad podría ser más adecuadas en situaciones de suelos con valores de pH o conductividad eléctrica más elevados.

Elección de cultivar

Ciclo largo debido a que presenta un mayor consumo de agua.

Fungicida en semilla

La aplicación de fungicidas en semilla resulta fundamental en condiciones de alta humedad de suelo ya que predispone al ataque de hongos en semilla.

Fertilización

En lotes con menos de 18 ppm de P Bray-Kurtz se recomienda fertilización fosfatada. Fertilización nitrogenada en base a la disponibilidad de nitrógeno en el suelo al momento de la siembra a 0-60 cm de profundidad, en el noroeste bonaerense se recomienda aplicar la diferencia entre 140 kg de N/ha y los kg de N-NO3/ha en el suelo.

Por INTA

Te gusta? Compartilo!