Crecen los reclamos para que terminen las trabas al trigo

0

Pese a que el Gobierno autorizó un millón de toneladas de trigo, los reclamos para liberalizar el comercio del cereal están en aumento.

Pese a que el Gobierno autorizó el viernes pasado la exportación de un millón de toneladas de trigo, que se suman a los 2,2 millones ya otorgados, los reclamos para liberalizar el comercio del cereal están en aumento.

En la Fiesta Nacional del Trigo, que se celebró el fin de semana pasado en Leones, Córdoba, representantes de entidades de la producción, el comercio y los servicios firmaron con funcionarios del gobierno provincial un documento en el que piden “un cambio de rumbo” en la política triguera.

Entre los firmantes, se destacan el ministro de Agricultura de Córdoba, Julián López; la presidenta de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), María Beatriz “Pilu” Giraudo, y representantes de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Coninagro, Federación Agraria, la Bolsa de Comercio de Rosario y el Centro de Corredores de Rosario, entre otras entidades.

En el documento, los firmantes proponen que el trigo tenga “mercados abiertos, transparentes y competitivos”, para lo cual solicitan la derogación de la resolución 543 de 2008, de la entonces Oficina de Control Comercial Agropecuario (Oncca), que estableció cupos para la exportación.

Hasta entonces, exportadores y la industria molinera local competían por abastecerse de trigo, lo que derivaba en que los precios pagados a los productores reflejaban la paridad internacional del cereal.

DESDE LA CRISIS RURAL
Con la implementación de los Registros de Operaciones de Exportación (ROE), que ordenó esa resolución de la Oncca en pleno conflicto con el campo, el Gobierno se reservó la potestad de fijar cupos de exportación y anuló la competencia entre los eslabones de la cadena. Así, molineros y exportadores pagaron entre 30 y 40 dólares menos por tonelada respecto del precio internacional, descontadas retenciones y gastos.

Según expresaron los firmantes del documento, la inversión y la producción de trigo podrían crecer 50 por ciento si se levantaran las restricciones. “Para ello se necesita un cambio de rumbo a través del diálogo y el consenso”, dijeron.

En el documento se propone al trigo como cultivo capaz de promover la sustentabilidad social “para asegurar el desarrollo de la agricultura con agricultores, la promoción del empleo y el crecimiento de las economías regionales”. También apunta a la sustentabilidad ambiental con la intención de “promover el rol del trigo en la rotación de cultivos”.

Como consecuencia de las restricciones al comercio y a las exportaciones del cereal, el área sembrada con trigo fue disminuyendo en los últimos ocho años, con algunas excepciones de períodos en los que el clima fue favorable.

En la zona núcleo y en el centro del país se fue reduciendo la rotación trigo/soja, que favorece la sustentabilidad de los suelos, y se pasó al monocultivo de soja. Cada vez más, la producción de trigo se concentra en el sudeste de la provincia de Buenos Aires.

QUIÉNES SON Y QUÉ PROPONEN
JULIÁN M. LÓPEZ. Min. Agricultura de Córdoba

Córdoba es una de las provincias más afectadas por las restricciones al trigo. Poco a poco se fue abandonando la tradicional rotación con soja. Junto con el ministro de Asuntos Agrarios bonaerense, Alejandro “Topo” Rodríguez, propone un cambio en la política triguera.

BEATRIZ GIRAUDO. Presidenta de AAPRESID

En el documento se destaca la necesidad de “promover el rol del trigo en la rotación de cultivos”. Como entidad técnica, Aapresid, junto con Aacrea, promueve las buenas prácticas agrícolas. El cuidado del suelo y la sustentabilidad ambiental, social y económica son claves.

UN MERCADO ACOTADO
Con la cosecha ya terminada, el Gobierno autorizó a exportar 3,5 millones de toneladas. Hasta el momento se embarcaron poco más de 800.000 y los exportadores tienen comprados 4,6 millones de toneladas

Según calculan los especialistas, el Gobierno podría haber autorizado la exportación de seis millones de toneladas sin afectar las necesidades de consumo para el mercado interno

El 30 de enero pasado el Gobierno anunció un acuerdo con la Federación Agraria Argentina (FAA), por el cual se le iban a otorgar nuevas autorizaciones de exportación a quienes cumplieran con el pago del precio internacional descontadas las retenciones y gastos.

Te gusta? Compartilo!