AgTech: tecnologías para lograr el máximo potencial en maíz

0

Frente a un nuevo escenario agrícola, marcado por las limitaciones que impuso la pandemia del nuevo COVID-19, la cual nos obligó a poner a prueba otras modalidades de trabajo, se aproxima el momento de planificar la siembra de uno de los cultivos que mayor respuesta manifiesta a la implementación de tecnologías. Decidir semilla, fertilización y calidad de siembra son los puntos clave para trabajar en un entorno AgTech.

Los nuevos híbridos de maíz que ofrecen las diferentes compañías junto a un paquete tecnológico, prometen lograr altos niveles de rendimiento según la zona de producción. Pero este potencial de producción implica un alto costo en su implantación, por lo tanto, es importante remarcar que se deben tener en cuenta muchos aspectos de manejo para lograr el rendimiento esperado.

En una buena siembra de maíz comienza el éxito del cultivo

El maíz es un cultivo que acusa claramente la respuesta en la calidad de siembra frente a una regulación o modificación de la sembradora. Ante un mercado altamente competitivo, muchas empresas nacionales de sembradoras se han vinculado con otras de electrocomponentes de precisión para brindarle al usuario una oferta tecnológica que se adapte a cada situación.

No obstante, con una sembradora tradicional, el foco debe ponerse en la correcta regulación de sus componentes para lograr una siembra de calidad. Es importante establecer una correcta profundidad de siembra, con un buen ajuste de los enrasadores, sin dejar de repasar las cuchillas, las ruedas limitadoras y tapadora, entre los diferentes componentes que pueden afectar la óptima distribución de semillas. Muchas de estas variables han llegado a ser controladas por medio de sensores, logrando una autoregulación de la tarea de siembra. Dando por sentado también que la incorporación de motores eléctricos es una realidad en el mercado actual de sembradoras, logrando automatismo y autorregulación.

Claro es el impacto que se obtiene en ahorro de insumo y en el rendimiento final al incorporar tecnología de motores eléctricos, ya sea para realizar corte por sección o cuerpo a cuerpo en la sembradora, como así también accionar sobre otros componentes como cuchillas abre surco, ruedas limitadoras de profundidad, ruedas tapadoras, etc. A su vez, también se observan diferentes dispositivos para el control y estabilidad de cuerpos de siembra, actuadores hidroneumáticos, reguladores hidráulicos, sistemas neumáticos, entre otros.

Todos estos nuevos componentes han sido pensados y desarrollados para lograr la mayor eficiencia de siembra en diversos escenarios de cobertura de rastrojo y velocidad de labor, la velocidad que actualmente exige el contratista de siembra, encargado de realizar más del 65% de esta labor. El objetivo es realizar la mayor cantidad de hectáreas en el menor tiempo posible, con el fin de amortizar la tecnología y obtener la máxima rentabilidad del negocio.

En evaluaciones a nivel de lote realizadas por el equipo de Agricultura de Precisión del INTA Manfredi se pudieron observar mermas en el rendimiento ante la variación de la velocidad de siembra, entre 4, 6 y 9 kg/h, modificando también profundidad en 3 y 6 cm (simulando un sembrador apurado y uno que se toma el trabajo de regular la sembradora). En condiciones óptimas de humedad de suelo y de distribución de rastrojo la diferencia de rendimiento entre las velocidades medias (6km/h) fue de 2510 km/ha a una profundidad media de 6cm.  El rendimiento es anecdótico, ya que puede cambiar dependiendo de muchas variables, pero la respuesta ante la variación de la velocidad es real.

A partir de estos resultados y en el marco de otro ensayo, se siguió evaluando la calidad de la distribución espacio-temporal de la semilla, pero utilizando un sistema actuador hidroneumático en el cuerpo de siembra, reemplazando a los tradicionales resortes. El resultado también demostró el impacto en el rendimiento utilizando este nuevo concepto de estabilización en los cuerpos de siembra. A una velocidad de 6 km/h la uniformidad en la profundidad de siembra significó una diferencia en 640 kg/ha a favor de los cuerpos con actuador hidroneumático versus el tradicional resorte.

La evolución tecnológica en estas variables muestra a empresas que en la actualidad están controlando estas fuerzas ascendentes y descendentes en los cuerpos de siembra en cuestiones de segundos, logrando un planteo de semillas perfecto en todo el terreno. Pero, por otro lado, también se observan desarrollos nacionales de dosificadores eléctricos que permiten mantener la eficiencia en la distribución de semillas a pesar del aumento en la velocidad de siembra, resultados que pudieron ser validados por el equipo de Agricultura de Precisión del INTA Manfredi observando una buena distribución en el planteo de semillas a velocidades cercanas a los 14 km/h.

Herramientas para decidir sobre la eficiencia en el uso de los insumos

Una vez lograda la correcta regulación de la sembradora el foco va a estar en el seguimiento del ciclo del cultivo, para lograr que el mismo supere el período crítico en el cual se define el potencial de rendimiento, en las mejores condiciones posibles. Es aquí que empiezan a jugar un papel importante las apps que lleva cada asesor en su Smartphone junto a las plataformas de análisis de datos. Esos mismos aplicativos que le ayudaron a definir zonas de manejo a ejecutar a través de una prescripción de siembra o fertilización.

Hoy en día el productor o asesor cuenta con un paquete de herramientas para lograr un manejo eficiente del cultivo reduciendo en gran medida la incertidumbre que se da con el manejo de la información. Actualmente muchas plataformas trabajan en el análisis de un cluster de imágenes de cada lote para reportar alarmas de anomalías detectadas y poder actuar a tiempo. Al mismo momento que se obtienen resultados de diferentes índices para definir momentos óptimos de refertilización; decisión crítica que debe tomar el productor para alcanzar el rendimiento potencial del híbrido en función de las necesidades observadas en cada ambiente.

En una reciente encuesta realizada por INTA se pudo apreciar que el asesor y el productor/asesor son los que más están interactuando con apps en el manejo instantáneo de información para la toma de decisiones. Decisiones entorno a la siembra, la fertilización, pulverización y clima son las variables donde el profesional busca obtener la mejor calidad de datos para tomar decisiones certeras.

El círculo virtuoso en la agricultura digital

Es momento de discutir sobre estrategias de manejo y proponer ensayos exploratorios de híbridos, fertilización y densidad de siembra. Es cierto que cada semillero ofrece un paquete tecnológico que promete lograr altos rendimientos en nuestro ambiente productivo, pero también es válido poner a prueba ese planteo tecnológico con propuestas propias que decididan el agrónomo asesor junto al productor.

Mediante la inteligencia colectiva es posible generar un ajuste eficiente en el manejo productivo agrícola en combinación con lo recomendado por el semillero para superar los resultados esperados o corregir recomendaciones. Testear la ambientación que indican las plataformas versus el planteo de manejo propuesto por el asesor, generar nuestro propio ensayo y validación de las agtech permitirá evaluar cuáles son las que mejor se ajustan a nuestro sistema productivo.

Cada estrategia o planteo propuesto en el cultivo de maíz se verá reflejado durante su ciclo a través de las diferentes plataformas y aplicaciones utilizadas, las cuales nos permitirán llegar con datos relevantes para analizar el mapa de rendimiento en el momento de la cosecha, momento en el que se evaluarán las recomendaciones de manejo y el comienzo de un nuevo ciclo productivo. (fuente Agrofy News)

Te gusta? Compartilo!